Es posible que hayas llegado aquí, por que estas empezando a construir una impresora 3D, quieres informarte de como funcionan, estas buscando información adicional o simplemente quieres contratar algún servicio de impresión.

En cualquier caso, bienvenido.

Constantemente intentaremos mantenerte al día de todo lo que suceda en el mundo de la impresión 3D.

 

 

Este es Chuck Hull, el inventor de la impresión 3D y el video es del año 1986, es decir de hace casi 30 años. Aquí, Chuck presenta la tecnología de estereolitografía, la primera que se desarrollo y lanzó de manera comercial. Como veis, la impresión 3D no es una tecnología precisamente nueva, lo que ocurre es que hasta hace poco tiempo estaba limitada a grandes y caras maquinas solo usadas a nivel industrial.

La verdadera revolución se produce hace pocos años, con la capacidad de construir nuestras propias impresoras en casa a costes bajísimos. Esta revolución implica un cambio en la forma de comerciar con las cosas más cercanas o las que siempre quisimos tener, pero que nadie fabricaba.

Hasta ahora nos hemos dedicado a digitalizar todo lo que hemos podido. Es decir, a pasar de los átomos a los bits, la impresión 3D posibilita el paso inverso, pasar de los bits a los átomos.

Con ellas se pueden construir piezas para robots de todo tipo y coste. Desde menos de cien euros, joyas, artefactos singulares, maquetas y todo lo que uno se proponga; así que ya es fundamental para artistas, artesanos y todo tipo de aficionados a cualquier hobby, porque con sólo diseñarlo en el ordenador, o cogiendo uno de los miles existentes que se pueden encontrar en Internet, pueden reproducir cualquier objeto o cambiarlo a su gusto.

Pero, ¿qué es la impresión 3D y qué la hace diferente?. Veamos primero cómo son los métodos tradicionales.

INTRODUCCIÓN A LA IMPRESIÓN 3D

La fabricación tradicional

La fabricación tradicional siempre se ha realizado mediante dos métodos. El sustractivo se lleva a cabo a través de tornos, fresas, limas, amoladoras e implica la extracción de material para generar la pieza final. Si lo hacemos por moldeo, fundición, inyección o plegado, la pieza se conforma con ayuda de utillajes y moldes.

¿QUÉ ES LA IMPRESIÓN 3D?

La impresión 3D es, por contra a la fabricación tradicional, un proceso aditivo.

En la impresión 3D el proceso es el contrario: se va añadiendo material hasta conformar el objeto, un método del que existen ejemplos claros en la naturaleza, como el que llevan a cabo las arañas o las avispas del papel

La fabricación aditiva permite alcanzar una complejidad de formas difícil de conseguir por los métodos tradicionales (aunque también tiene sus limitaciones, como luego veremos).

Otra de las ventajas de la fabricación aditiva es el ahorro de material. Mientras en la fabricación sustractiva hay una gran pérdida de material, en la aditiva (si la impresión es correcta) no se desperdicia nada. Esto facilita la fabricación domestica, por ser un sistema mucho mas limpio.

La reducción de costes ha sido propiciada en gran parte gracias al movimiento RepRap.

El movimiento RepRap fue creado en 2005 por Adrian Bowyer, profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Bath, en Reino Unido. Merced a él, los costes se han abaratado tanto que las máquinas ya construidas se pueden comprar desde unos 800 euros, y si optamos por hacernos la máquina nosotros, las piezas para hacerla no llegan a los 500 euros.

Existe todo tipo de materiales para imprimir en tres dimensiones. El más normal es el plástico, que es con el que suelen imprimir las impresoras más baratas. Pero también puede hacerse con serrín, arena, barro, cemento, chocolate, masas alimentarias, metales, tejidos biológicos o cualquier otro material que pueda aglutinarse en forma pastosa.
No podemos olvidar otra experiencia interesante, la iniciativa “popular” con el Grupo de Clone Wars. Este grupo se dedica a construir sus propias máquinas de este tipo, a las que aportan su amplia experiencia en electrónica libre basada en Arduino y Rapsberry Pi. La placa Arduino es la que suelen llevar las impresoras 3D hechas por los aficionados.

Las máquinas creadas por los makers usan una técnica de fabricación aditiva (primero se imprime una capa y luego sube hacia arriba el cabezal de la impresora para imprimir otra encima, y así sucesivamente).

    • Ventajas
      1. Personalización. Nos da lo mismo imprimir 1000 unidades  iguales o diferentes, y nos permite generar cualquier objeto con las características que desea el cliente
      2. Complejidad. Por su propio concepto de fabricación capa a capa, la tecnología aditiva permite formas imposibles de otra manera, incluso realizando objetos articulados de una sola pieza.
      3. Ausencia de herramientas. No se necesita utilizar varias maquinas para mecanizar el modelo.
      4. Sostenible. Respetuosa con el medio ambiente. Mientras en un sistema de fabricación sustantiva se desperdicia el 90% de material, que aunque se vuelva a reciclar tiene un coste energético alto en ese proceso, en la fabricación aditiva se aprovecha el cien por cien.